undefined

La vertiente Atlántica

Los ríos de la vertiente Atlántica son largos, puesto que nacen en las montañas del este peninsular. Los grandes ríos de la Península desembocan de la vertiente Atlántica, con al única excepción del Ebro.

La vertiente atlántica esta formada por los ríos que vierten sus aguas al océano Atlántico. Los más importantes son el Duero, el Tajo, el Guadiana, el Guadalquivir y ríos Atlánticos menores.

Duero:

El río Duero nace en los picos de Urbión (Sistema Ibérico), y desemboca en el estuario de Oporto, es decir en una vertiente ancha y profunda (Portugal).

Tajo:

El río tajo nace en la Sierra de Albarracín (Sistema Ibérico), y desemboca en Lisboa en Portugal, en un estuario.

Guadiana:

El río Guadiana es un río atípico, es decir que el río no nace en las montañas, si no que nace en plena llanura manchega, y desemboca en Ayamonte (Huelva) donde forma un estuario que sirve de frontera con Portugal.

Guadalquivir:

El río Guadalquivir nace en la Sierra de Cazorla (Cordillera Subbética), desemboca en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Ríos Atlánticos menores:

Son los ríos del golfo de Cádiz y los ríos gallegos.

 

      Imagen de los ríos de la vertiente Atlántica

Los ríos de la vertiente Atlántica, y sus afluentes  recogen las aguas de los sistemas montañosos que también atraviesan la península de Este a Oeste.

(María Hernando)